shadow

Pensar en el Valle de Benasque en invierno es pensar en montaña y “manto blanco”, y qué mejor manera de conocerlo que practicando esquí de travesía o de montaña, ¡no todo va a ser esquí alpino en Aramón Cerler o esquí de fondo en la Estación de Esquí Nórdico Llanos del Hospital!

El esquí de travesía es una actividad invernal técnica, para la que se requiere buena dosis de experiencia en montaña y también sobre los esquís, aunque ya sabéis que cuando falta la experiencia, la mejor manera de conseguirla es con formación y experiencia progresiva, bien de la mano de los clubes de montaña de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), bien de la mano de los guías de montaña del valle.

La red de refugios de montaña que tenemos en el Valle de Benasque permite multitud de opciones, tanto como apoyo y punto de seguridad en las actividades de un día como para completar travesías de varias jornadas uniéndolos. Además, estos refugios, guardados todo el año son puntos de observación nivometeorológica de la AEMET, por lo que recogen para todos los usuarios datos diarios de las condiciones de la nieve, la montaña y el estado de las rutas. Tenéis esta información en los siguientes enlaces:

Si tu sueño es pasar de las pistas a la montaña, ten en cuenta que el esquí de montaña es una actividad exigente física y técnicamente, por lo que tendrás que aprender y convertirte no sólo en un gran esquiador, sino, y más importante aún, en un experto nivólogo. El mayor número de accidentes en montaña invernal se dan en relación a los aludes, por lo que tu secuencia habitual de PLANIFICA+EQUIPA+ACTUA en montaña invernal debe contemplar todo lo relativo a la nieve y su conocimiento.

Por supuesto, es imprescindible llevar el material de seguridad adecuado (sonda, ARVA, pala, piolet y crampones), pero más vital es saber usarlo correctamente y de manera operativa, pues en caso de verte atrapado por un alud, la rápida respuesta de tu propio grupo puede significar salvar la vida (transcurridos los primeros 15 minutos la curva de supervivencia debajo de un alud desciende drásticamente).

Y si lo que buscas son ideas, dos son tus opciones literarias para planificar tus actividades en el valle:

Ellos ponen las ideas, pero la formación, la planificación, el equipo y la toma de decisiones adecuadas, además de las ganas, las tienes que poner tu, ¡no lo olvides!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *